belenismo.net
Guía del Belén Bancaja - Introdución

El Belén tiene tres partes, que de derecha a izquierda representan  tres momentos en la pareja José y María: En Nazaret, en Belén y en Egipto, de dimensiones parecidas. En cada descripción general pondré el esquema aplicable dibujado a mano, porque no se disponen de fotos del conjunto, probablemente porque no es factible con 30 metros de frente. 


1ª parte: NAZARET:

Nazaret

Con unos escasos 100 habitantes. Se representan aquí  las escenas previas al Nacimiento. Podéis reconocer:

  • a la izquierda una cueva con la Anunciación a la niña de 15 años María, que estaba trabajando en la cueva debajo de su casa,
  • a la derecha un taller de carpintería dónde trabaja José, casado con una virgen llamada María,
  • en el centro unos romanos leyendo el edicto de empadronamiento,
  • arriba, a la derecha, la Fuente de María, de cuatro caños (¿os suena?),
  • más arriba las cuevas dónde convivían animales con las casas de arriba,
  • pocas casas, pocos árboles y unos niños jugando a la derecha huyendo de una mujer a la que han tirado algo al suelo,
  • abajo, en el extremo izquierdo, una caravana, protegida de forajidos, en la que van, entre otros muchos, José y María sobre un asno, embarazadísima ella, en su camino de 5 días hacia Belén, para empadronarse y que nos une con la segunda parte, Belén.

 
En general un terreno árido, casas arracimadas, poca gente, miseria.

 

2ª parte: BELÉN:

Bencaja - Belén 01

Belén

Con el doble o triple de habitantes que Nazaret. Se representan aquí escenas que van de derecha a izquierda, como siempre en este Belén, desde:

  • el paso de la caravana por Jerusalén,
  • la llegada de la caravana de Nazaret a Belén,
  • el empadronamiento,
  • el Nacimiento (con su comadrona) que está situado a la derecha del esquema y la adoración de los pastores ,
  • la llegada de los reyes Magos (licencia histórica, de entrañable contenido, que ya he comentado varias veces, ya que llegaron 2 o 3 años más tarde; pero la tradición...) y
  • el palacio de Herodes en Masada. Otra licencia del autor, esta vez geográfica, ya que Masada estaba y está (para los que lo quieran  visitar), al otro lado del Mar Muerto.

Esta licencia geográfica es muy importante para el Belenista, pues permite representar y justificar en el Belén el río Jordán, nuestro famoso río del Belén (que queda a la izquierda del gráfico; no se ve en el dibujo, pero está en la realidad), en casi su sitio exacto, es decir bordeando Masada (un poco más arriba o más abajo). Una licencia afortunadísima, pues es realmente el único río de la zona. En realidad hay dos más, afluentes directos del Mar Muerto, pero su nombre no significan nada para nosotros. Tengo que decir que, por otro lado, tampoco Herodes estaba en Masada en aquellos tiempo en que recibió a los reyes Magos, si no en su Palacio de Jerusalén.
 

  • Esta zona del Belén esta rellena de representaciones costumbristas que ya veremos más adelante y que tienen mucho interés para nuestra imitación. El dibujo está un poco cojo, pues hay parte de lo que he descrito que no está incluido en él. Pero estar, estaba.
  • Destaco en el dibujo la almazara que esta justo a la derecha del espolón de Masada, a la izquierda del dibujo, debajo de un gran árbol. Lo veremos con más detalle, pues es digno de imitación.
  • Está la plaza central del pueblo también, con su fuente y lugar de reunión de las mujeres, ya sabéis el único autorizado por aquellos maridos de antaño; los rebaños, los sombrajos (¿os suena?); los  niños jugando, en fin una maravilla costumbrista.
  • El paisaje no difiere mucho de Nazaret, es un poco más urbano, la ciudad era centro de empadronamiento y como, supongo debió pasar, estaría llena de gente, porqué esta parte del Belén es donde más figuras hay con diferencia.
  • El autor aprovecha el hecho de que el camino real pasaba por Jerusalén para representar  a dicha ciudad con su gran templo y los arrabales alrededor del mismo, como veremos más adelante, y se permite la licencia de que Jerusalén se vea desde Belén, como veis al fondo del dibujo, lo que no es posible. Pero es una licencia geográfica muy bien tratada.
  • Destaca en esta parte del Belén naturalmente el Nacimiento, pero lo que sorprende sobre todo por su impacto visual es el templo (llamado de Salomón pero que era ya más de Herodes que de ningún otro, ya que se había gastado fortunas inmensas en su construcción para así, pagando sueldos a troche y moche, tener al pueblo callado, pues era un tirano sanguinario y no era judío. Así intentaba congraciarse con los judíos). Y es que el templo era blanco. En efecto la piedra caliza de Jerusalén es muy blanca. Por lo tanto lo que se ve y pudo ser, es una gran muralla de mármol blanco rodeada de casucas encaladas y unos pocos cipreses como único árbol. Todo ello resulta en una unión, debido al color, del templo con el pueblo, que tiene un simbolismo impactante, que aunque real el visitante no acaba de identificar (con el poco tiempo que dan para verlo al público general), pero que lo nota. Un espectacular y discretísimo juego de luces, favorece este matrimonio templo-pueblo.

Los que hayan visitado Jerusalén probablemente han podido tener el mismo impacto visual, no en el templo, pero si en otras construcciones antiguas.

Los que viven en Madrid, y que me perdonen el resto, tienen el privilegio absolutamente desconocido, o casi desconocido, de tener una representación del templo de Jerusalén simbólica en el Jardín de las tres delicias, que está situado en el Parque Juan Carlos I. El simbolismo impera allí, pero el mármol de Jerusalén, blanco como la leche, allí está y rodea al templo que también está. En fin, pero esto es otro cantar que si interesa a alguien ya me lo dirá y tendré sumo gusto en documentarle.

 

3ª parte: EGIPTO:

Egipto

Esta es la más original y espectacular. Sus dimensiones son exageradas y no guardan relación con la temporalidad de Jesús allí, pero sí es, era realmente, muy importante desde el punto de vista Judío y de ahí que el autor le diera esta importancia.

Los evangelios nos recuerdan como Jesús (descendiente de Moisés) también emigró a Egipto, como el Pueblo Judío en la época de los Hicsos, semitas como los judíos, que invadieron y sojuzgaron a Egipto durante tres siglos, más o menos. Que Moisés, redentor por excelencia (como Jesús) atravesó el desierto (como Jesús) y liberó a su pueblo al final de aquel período (como Jesús en el nuevo mensaje de amor que es el NT) y que llevo el Arca de Alianza (la virgen María) hasta Canaá, y que a diferencia de Moisés que pecó y se quedó a las puertas, Jesús si volvió y entró en Palestina., para liberar a su pueblo con la buena nueva. Los que rezan a la virgen sabrán que uno de los títulos de la virgen es precisamente “Arca de la Alianza”. Hay mucho escrito al respecto y el simbolismo es precioso. En nuestros Belenes, cuando ponemos la visita de María a su prima Isabel, estamos proclamando que María es el Arca de la Nueva Alianza, ya que el evangelista cita unos tiempos de permanencia en la visita, tres meses ¿recordáis? que a todo buen Judío la refería al traslado del Arca de la Alianza. Pero me estoy desviando ya que esto sería muy largo y no es el objetivo ahora.

Bien, pues por todo lo anterior es importante la representación de Egipto. No es trivial, el autor le ha dado la misma importancia que el evangelista, que en unas pocas líneas lanzó un mensaje subliminal a todos los lectores Judíos, de hondo calado. En el fondo no está muy claro si fue y volvió de Egipto; no es tampoco inverosímil ya que no se llevaban bien con Herodes en aquel momento, pero interesaba poner esto para todo el simbolismo que he explicado.

Y perdonad el rollo, pero era importante que supiéramos por qué se le está concediendo a Egipto una importancia tan desmesurada en este Belén.

Y volviendo a lo nuestro la parte de Egipto está dividida en otras tres y un fondo importante, como podéis ver en el dibujo:

  • una parte desértica  a la derecha, que es la más interesante para nosotros, en donde se localizan Haimas, palmerales, descansos en el desierto de la sagrada familia, etc.
  • una parte central, que simboliza el poderío mercantil de Egipto en aquel momento, los Americanos actuales casi, aunque los Romanos cortaban más en aquel preciso momento, probablemente. Está centrada esta parte en el supuesto puerto de Alejandría.
  • la tercera parte situada a la izquierda representa las ciudades egipcias, con sus oficios, hermosas viviendas mucho mejores que las hebreas, el almacenamiento de grano base del poderío egipcio, etc.
  • finalmente, la última parte, la del fondo, con “destellos hacia la galería cultureta del público”, con pirámides, esfinges, mucho desierto y poco más. Casi sobra y no pinta nada.

Esta 3ª parte del Belén está conectada con la anterior de Belén y así vemos a la derecha el espolón de Masada y la desembocadura del río Jordán en el mar muerto, justo a la izquierda del espolón.

Y, justo a la izquierda de lo anterior, se encuentra la escena más bonita y novedosa a su vez del Belén de Bancaja, en mi opinión: el reposo de las sagrada familia en un oasis con su asno. Una verdadera obra de arte de Mayo por su expresividad. Y como es lo más bonito que ojos vieron, pues también la incluyo aquí de forma excepcional  ya que tocaría en el monográfico, más adelante.

Descanso

 

Volver al índice del trabajo.

Página web optimizada para navegadores Mozilla Firefox 3 e Internet Explorer 8
desarrollo web: imenas
administrar